Tener mas vidas en los juegos de Facebook

Aprovechar correctamente las vidas en los juegos de Facebook

La paciencia es una virtud que, aplicada a los videojuegos de Facebook,  no pierde para nada su sentido. Tanto si jugamos incansablemente a juegos tipo puzzle con rankings como si preferimos construir ciudades, restaurantes o granjas, cualquier tipo de energía o vida que recibamos será siempre bienvenida.

Probablemente os suene esta situación: Queréis seguir jugando y notificáis a vuestros contactos de Facebook que necesitáis que os manden vidas o energía. Al cabo de un rato, tenéis decenas de solicitudes de vuestros amigos cumpliendo vuestra petición. Es entonces cuando recogemos todos los frutos de nuestra cosecha y seguimos jugando. ¿Hemos hecho lo correcto? De ningún modo.

Los juegos online, sobre todo con alto componente social como los juegos de Facebook, mantienen un tope de vida y/o energía que podemos gastar en cada partida. Si recibimos o usamos cantidades superiores a ese límite, sencillamente perderemos todo el sobrante.

Aprovechar correctamente las vidas en los juegos de Facebook

Por esa razón, es necesario distribuir lo que recibamos de forma consciente y con paciencia, en función de cada uno de los 3 tipos de juego principales:

1) En los juegos de puzzle en los que pasamos de nivel y sólo gastamos vida cuando perdemos, normalmente mantienen un límite de 5 ó 10 vidas. Lo mejor cuando se os terminen es que, de las que os mandan vuestros amigos, escojáis sólo una y la utilicéis para el siguiente nivel. Sólo en caso de no pasarlo, debéis volver a utilizar una de esas vidas.

2) En los juegos de puzzle en los que cada vida corresponde a una partida, podemos sumar todas las vidas que nos envíen siempre respetando el límite máximo, pues si cogemos todas, en la mayoría de juegos perderemos las que sobran.

3) En los juegos de construcción y similares, donde tenemos una barra de energía, debemos adquirir más opciones de turno de forma estratégica. Nunca superéis la cantidad máxima, pues no suele sumarse a la energía límite que nos permiten. Y si estáis cerca de alcanzar un nivel, sumaros únicamente la vida que necesitéis para ello, pues en cada nuevo nivel en la mayoría de los casos se nos renueva totalmente la energía.