Cómo hacer trucos de cartas I: técnicas

Los trucos de cartas son una de las ramas del ilusionismo más conocidas. La gran variedad de trucos de magia que se pueden hacer es sorprendente. Además, la mayoría de trucos sólo requieren de una simpe baraja. Así que, aquí os dejo unas cuantas técnicas de cartas necesarias para realizar los mejores trucos.

 trucos de cartas

Cartas clave

Las cartas claves son aquéllas preparadas por el mago para ser fácilmente localizadas. Existen muchos tipos de cartas clave, entre ellos los siguientes:

  • Carta gruesa: son dos cartas pegadas. Mete una carta gruesa en la baraja y “péinala”. Así, al llegar a la carta gruesa, oirás un sonido ligeramente distinto que te servirá como punto de referencia para cortar la baraja por ahí.
  • Carta rizada: es aquélla que tiene una esquina doblaba, facilitando en gran medida el corte de la baraja por dicha carta. Evita que los espectadores se den cuenta.
  • Carta larga: es una carta ligeramente más larga que el resto que permite ser localizada más fácilmente para cortar la baraja.
  • Carta con clip: consiste en ponerle un clip a una carta por la parte que no ve el público. Es muy fácil cortar por ahí, pero es igual de fácil que alguien vea la trampa.

Cartas ordenadas

Para muchos trucos de cartas, es fundamental tener la baraja colocada en un orden sólo conocido por el mago. La disposición de las cartas puede ser la que tú te inventes, sin embargo, aquí te explico dos formas muy utilizadas.

  • Tras un seto nuevo, tu ciprés: esta disposición se basa en las dos siguientes reglas mnemotécnicas: “Tras un seto nuevo, ocho reyes cínicos y seis damas con tos dicen “jota” cuatro veces”. Su significado es éste: 3 As 7 9 8 K 5 – 6 Q – 2 10 J 4 -. Ya que tenemos el orden numérico de las cartas, hay que ordenarlas por palos con “tu ciprés”. Tu CiPRés nos da el siguiente orden: Tréboles, Corazones, Picas y Rombos. Ahora combina ambas reglas para formar tu baraja ordenada.
  • Si Stebbins: esta disposición consiste en sumarle 3 a cada carta. Por tanto, cuando veas un 6 sabrás que la siguiente carta es un 9, la siguiente una Q, etc. Sabiendo que la J vale 11, la Q 12 y la K 13. Combínala con la regla de “tu ciprés” para ordenar tu baraja.

Es muy importante que nunca se mezclen las cartas. Sin embargo, sí se puede cortar la baraja ya que la disposición de las cartas no se verá afectada.

Cartas forzadas

Otra técnica muy importante para hacer trucos de cartas, es la de forzar a un espectador a que escoja una carta determinada “libremente”. Para ello, existen diferentes maneras:

  • En el corte: la carta forzada elegida por ti debe estar la última de la baraja bocabajo. Coloca la bajara encima de la mesa y pídele a un espectador que corte y coloque el montón de abajo encima del de arriba en forma perpendicular a éste (en cruz). Cuenta una historia al público para que se olvide de los detalles y pide a otro espectador que levante el montón superior y le muestre la carta al público. Así, la carta elegida que ellos tendrán en mente, será la cara forzada que tú habías preparado.
  • Con arrastre: la carta forzada, que debes conocer, será la primera de la baraja (puesta bocabajo). “Peina” la baraja hasta que el espectador diga “ya”. Levanta la mitad superior del corte como si fuera un libro con la mano derecha, pero con los dedos de la mano izquierda, sujeta la primera carta para que así se quede primera en el montón de abajo. Pídele al espectador que coja la carta, y así ya sabrás cuál es.
  • El arrastre y el abanico: en este caso, la carta forzada será la última. Abre la baraja en abanico y pídele al espectador que señale una carta. Corta la baraja por ese punto pero arrastra la última carta con los dedos de la mano izquierda, hasta los dedos de la mano derecha. Esto quedará oculto por el abanico. Así, la carta forzada debe quedar la última del montón de arriba. Muéstrasela para que la recuerde, aunque tú ya sabes cuál es.
  • Cartas iguales: uno de los sistemas más fáciles y efectivos es que todos los naipes sean iguales, por ejemplo, todos sean el 5 de corazones. Por supuesto, nunca se deben enseñar más cartas que la que elige el espectador y hay que manejarlas con naturalidad.

Formas de barajar

Es necesario aprender a barajar de tal forma que el orden de los naipes no se vea alterado. Esto se consigue con mucha práctica, pero es necesario para muchos trucos de cartas.

  • Cortes rápidos: una forma de “barajar” es haciendo cortes rápidos de tal forma que parezca que estás barajando. Como ya sabemos, los cortes no alteran el orden de las cartas.
  • Soltar por abajo: Coge la baraja como para barajarla normal. Sin embargo, deja caer primero las cartas del montón de arriba, desde la última hasta la primera, encima del montón de abajo. Hazlo deprisa y repetidamente para dar la sensación de que barajas. Así, el orden siempre será el mismo.
  • Retener la primera carta: coge la baraja con la derecha y con el pulgar izquierdo tira de la primera carta hasta dejarla en la mano izquierda. Baraja el resto de naipes encima de dicha carta de forma natural. Cuando hayan caído todas las cartas, vuelve a barajar pero cuando vayas a llegar a la última, déjalas caer de una en una para que la carta elegida que esta al final vuelva a quedar la primera del montón.

 Barajar cartas

En el próximo post contaré algunos trucos de cartas en los que se necesitan saber estas técnicas. Mientras tanto, id practicándolas y si conocéis más técnicas, no dudéis en compartirlas en los comentarios.