Cómo hacer trucos de cartas II: 5 trucos sorprendentes

En este post os enseño cómo hacer algunos trucos de cartas. Para ello, es recomendable que leáis el post “Cómo hacer trucos de cartas I: técnicas”. En él se muestran técnicas que todo mago debe conocer para hacer trucos de cartas y que serán necesarias para hacer algunos de los trucos que aquí se explican.

trucos de cartas

Hocus Pocus

Material: una bajara francesa.

Truco: pon tres montones de 7 cartas cada uno bocabajo y pídele a un espectador que elija uno. Ábrelo en abanico, muéstrale las cartas (pero tú no mires) y pídele que memorice una. Ahora, junta los tres montones de tal modo que el que le has mostrado al espectador quede entre los otros dos. Vuelve a formar tres montones colocando en orden una carta en uno, otra carta en otro y otra carta en otro hasta tener 7 cartas en cada montón. Sin mirar, abre en abanico cada montón y muéstraselos al espectador para que te diga en cuál de ellos está la carta que eligió. Vuelve a juntar los 3 montones poniendo el medio el que te ha dicho el espectador. Repite de nuevo el mismo proceso.

Ahora invéntate una historia sobre cómo aprendiste las palabras mágicas “Hocus Pocus”. Coge el montón con las 21 cartas y ve descartando una carta por cada letra que digas deletreando H-O-C-U-S-P-O-C-U-S. La magia se habrá cumplido y la siguiente carta será asombrosamente la que el espectador había pensado. Éste es un truco de cartas para principiantes por su gran facilidad.

Cartas gemelas

Material: dos barajas francesas.

Truco: Dale al espectador una de las barajas y quédate la otra. Barajad los dos, intercambiaos las barajas y volved a barajar. Sin que nadie se dé cuenta, mira la última carta de la bajara del espectador y volver a intercambiároslas.

Supongamos que la carta que has visto es el as de corazones. Recuérdalo y pídele al espectador que elija una carta cualquiera de su montón, la memorice y la coloque encima de su montón (supongamos que la elegido el rey de picas). Tú harás lo mismo, pero no recuerdes la carta que elijas. Una vez que ambos lo hayáis hecho, colocad las barjas en la mesa y cortad una vez. Intercambiad las barajas, pide al espectador que busque la misma carta que había elegido antes y dile que tú harás lo mismo. Pero lo que debes hacer es buscar el as de corazones, ya que la carta justo anterior será la elegida por el espectador (el rey de picas). Enseñad ambas cartas y ¡ambas serán iguales!

La carta apuñalada

Material: Una baraja, una navaja y un periódico.

Truco: Pídele a un espectador que escoja un naipe. Antes de meter la carta en la baraja debes “rizarla” para tenerla siempre localizada. Después baraja y corta por el rizo. Así, la carta seleccionada estará abajo del montón. Vuelve a barajar según la técnica de retener la primera carta, pero en este caso, no tienes que retener la primera, sino sólo pasar la última carta (la rizada) arriba del todo.

Muestra una hoja doble de periódico con la derecha, mientras que con la izquierda sujetas la baraja. Acerca la hoja a la baraja para envolverla, pero antes, pon la baraja bocarriba cuando quede oculta por el periódico. Dale la navaja al espectador y dile que la clave en la baraja envuelta por un lado, a modo de corte. Deja la navaja clavada y desenvuelve el periódico lo justo para coger la mitad de la bajara que queda por debajo de la navaja. Ponla bocabajo antes de mostrársela al público. Pídele al espectador que levante la primera carta y compruebe si es la que había elegido. Para sorpresa de todos, así será. No te olvides de darle la vuelta a la otra mitad de la baraja que queda dentro del periódico antes de sacarla.

carta apuñalada

Te leo la mente

Material: una baraja preparada según las técnicas de “tras un seto” o “Si Stebbins”.

Truco: abre la baraja en abanico con las caras bocabajo para el espectador pueda elegir una, la vea y la introduzca donde quiera. Pero fíjate en el lugar del que se sacó la carta y utiliza ese punto para cortar la baraja, poniendo la parte de abajo, encima. Así, sabrás que la última carta de la baraja es la que estaba inmediatamente antes de la carta elegida por el espectador. Coge la baraja con la mano derecha y señala al espectador pidiéndole que se concentre en su carta.

Aprovecha ese momento para mirar la última carta y, cómo te sabes el orden de las cartas, sabrás cuál es la que debería preceder a esa, es decir, la elegida. Ahora finge leer la mente del espectador, échale teatro y adivina la carta. Sin duda, este truco de cartas requiere un mayor entrenamiento.

Póker de ases

Material: una baraja francesa.

Truco: Saca los cuatro ases de la baraja y colócalos bocarriba encima de la mesa. Sujeta la baraja con la izquierda y pregúntale a un espectador cuál de los ases es su favorito. Así, la atención del público se centrará en el espectador, en ti o en los ases. Aprovecha el momento para mover ligeramente hacia la derecha las tres primeras cartas de la baraja sin que se den cuenta y mete el meñique debajo de esos tres naipes.

Pon el as elegido por el espectador bocarriba encima de la baraja, después, junta los otros tres ases y ponlos bocarriba encima del otro as. Levanta las 7 cartas fingiendo que sólo son los cuatro ases y, con la ayuda del pulgar izquierdo, ve dejando de uno en uno los ases bocabajo encima de la baraja a la vez que pronuncias sus nombres hasta llegar al as elegido. Ahora debes tener el as en la izquierda y tres castas más debajo de éste.

Pon las cuatro cartas como si de sólo una se tratara encima de la baraja en la mano izquierda. Dale la vuelta al as y ponlo encima de la mesa junto con las tres cartas siguientes de la baraja, formando cuatro montones de una carta cada uno. El público creerá que se trata de los cuatro ases. Ahora deja tres cartas más (bocabajo también) encima de cada montón, comenzando por el as elegido. Te deben quedar 4 montones con 4 cartas cada uno y en uno de ellos, los 4 ases.

Pídele al espectador que elija libremente uno de los cuatro montones, pero en realidad oblígalo a elegir el montón del póker de ases. Para ello, dile que señale tres montones. Si ninguno de ellos es el montón del póker, elimínalos y quédate con el de los cuatro ases. Si entre los tres montones señalado está el que contiene el póker, elimina el montón restante y repite la operación, pero ahora señalando dos montones. Sigue así hasta quedarte sólo con el que contiene los cuatro ases.

Descubre los montones uno a uno creando más tensión en las cartas que deberían ser ases. Cuando el público vea que los ases han desaparecido, señala el montón elegido y descubre los cuatro ases asombrando a todo el mundo.

poker de ases

Si os han gustado estos trucos, aquí tenéis más trucos de cartas explicados que os dejarán con la boca abierta:

Ahora es vuestro turno de ponerlos en práctica y dejar sorprendidos a todo el mundo. ¿Qué os han parecido?